Iniciar un huerto comunal, un acto revolucionario que sólo te hará llevar las ¡manos a la tierra!

Un huerto comunal es compartir la tierra entre varias personas para sembrar en ella, esto puede darse entre un grupo de vecinos, un grupo de familiares, compañeros de clase o un grupo de amigos como es el caso del huerto que tenemos en Libélula verde, somos tres mujeres de diferentes profesiones (por cierto ninguna es horticultura ni nada parecido), con diferentes historias de vida pero a la vez con conexiones muy interesantes que nos han llevado a este sueño que ahora es una realidad. 

Para iniciar un huerto lo más importante no es saber, sino estar dispuesto a aprender y sobre todo tener el interés suficiente que te lleve a la acción. Mi recomendación es que la planeación de huerto comunal debe de empezar entre otoño e invierno para llevar las manos a la tierra entre primavera y verano. Desde mi óptima esto es lo que debes contemplar para iniciar un huerto comunal:
  •  Hay que establecer donde será el huerto (es importante tener en cuenta que la cosecha será destinada a varias personas, es por esto que se requiere más espacio que para un huerto casero), piensa en que podría ser un lote baldío que les presten, un patio grande o quizá un terreno, pero una premisa es que les quede de fácil acceso a todos los que participarán ya que el compromiso esta en que todos deberán atenderlo y  además pensando en el cuidado del medio ambiente pues esta muy shido no tener que utilizar transporte para ir a cuidarlo. En base a lo anterior es necesario saber si tienen suficiente tierra o tendrán que sembrar en macetas, mandar a hacer cajones de madera u otra cosa, en caso de que su huerto sea en terreno con cemento. En nuestra experiencia nosotras tuvimos a la disposición el terreno de la parte trasera de la casa de una de las chicas comprometidas con nuestro huerto, con mucho espacio y mucha tierra donde sembrar.


  • Ya tenemos el lugar donde lo haremos, ¿qué sigue? bueno pues hay que hacer una planeación; deberán dedicar algunas horas para sentarse y ponerse de acuerdo en que quieren sembrar, como se van a organizar para cuidarlo y sobre todo que elementos necesitan para llevarlo a cabo ( este proceso hay que disfrutarlo ya que es genial). En nuestra experiencia, una tarde de invierno ya sabiendo dónde sería nuestro huerto nos sentamos las tres en un café y comenzamos la planeación, de primera instancia analizamos que el espacio donde lo pondríamos requería de mucho trabajo previo de limpieza  ya que era un terreno que se había dejado mucho tiempo de utilizar y que prácticamente se había convertido en un basurero improvisado con mucha mala hierba, además eran dominios de un perrito que se movía entre la casa de una de las chicas del huerto y ese terreno, así que era importante contemplar que teníamos que cercar el área a utilizar mientras él se acostumbraba a sus nuevas huéspedes las hortalizas (su convivencia con nosotras a sido más fácil, aunque no libre de inconvenientes jajaja).


  • En realidad para comenzar el huerto básicamente se requieren los siguientes elementos: semillas de las hortalizas o plantas que sembrarás, tierra, abono, acceso a agua,considerar que lugar donde lo pondrás tenga varias horas de sol al día, y bueno algunas herramientas que puedes ir adquiriendo de a poco ( pico, pala, palitas para trasplantar ) aunque la necesidad es reyna de muchas de las decisiones que tomamos así que no se precipiten y no compren por comprar,  la idea siempre es partir con lo que se tiene y de allí ir adquiriendo lo que se vaya necesitando. 

  • Ya que sabemos que contamos con los elementos básicos descritos en el punto 3, (quizá el punto 3 y 4 se pueden llevar a la par) hay que sacar un calendario para fijar fechas de siembra de almacigos y preparación de tierra (como nota en negrito, todas la plantas y hortalizas tienen un ciclo, sus tiempos de plantación, recolección y más) así que si no lo saben a ciencia cierta vale la pena que sepan que la gran mayoría de las hortalizas y plantas requieren sol y un clima de templado a cálido, así que el invierno Chihuahuense nos servirá en su mayoría para planear, aprender leyendo y viendo tutoriales jajaja,  para hacer abono, preparar tierra, sembrar almacigos en caso de que tengas donde cubrirlos de las heladas y sembrar en tierra unas cuantas cosillas. En cuanto a nuestra experiencia, entre enero y principios de febrero empezamos a limpiar el terreno, mientras sembrábamos  nuestros primeros almacigos, nosotras teníamos la suerte de contar un espacio semitechado que nos ayudo a que estos se resguardarán de las heladas de esos días, así que llevamos manos a la tierra y sembramos todo lo que se nos antojo para comer en algún momento dado.




almacigos

  • Para trasplantar, la tierra debe estar preparada entre febrero y abril, si vas a sembrar directo en tierra es necesario hacer camas ( es decir aflojar y abonar la tierra en rectángulos con diámetros que dependerán del tamaño de tu huerto) en estas camas es donde trasplantaremos aquellas semillas que sembramos en almacigos entre enero y febrero que para este momento serán pequeñas plantitas ( los almacigos son como incubadoras que nos permiten que las semillas crezcan lo suficiente para ser sembradas ya directo al suelo)




Digamos que a grandes rasgos esto sería el inicio de un huerto comunal, animate a organizar el tuyo, estás en tiempo óptimo para lanzarte a la aventura este 2017.

 Recuerden que una forma de protesta pacifica puede radicar en no depender absolutamente del sistema económico y social que impera, sembrar es un acto revolucionario donde lo único a dónde llevas tus es ¡manos a la tierra¡, a producir tus propios alimentos, enseñate y enseña a los tuyos a producirlos, toma la iniciativa. 

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares