Esclavitud moderna...Si queremos cambios verdaderos hay que caminar distinto

Una realidad compleja de nuestros días es que cada vez pasamos más horas del día fuera de casa por cuestiones de trabajo, dramáticamente nos hemos convertido en esclavos en su gran mayoría de una raquítica nómina que nos obliga a invertir mínimo ocho horas al día a laborar, esto sin contar el tiempo que se gasta en los traslados al mismo en un sistema de transporte por demás deficiente y lento que sólo genera más estrés y frustración a la escena. En algún momento de nuestra historia hemos salido a trabajar  todos los adultos de un hogar abandonando sin siquiera darnos cuenta la dedicación a la crianza de los más pequeños en pro de un "mejor nivel de vida" o bajo el lema que no alcanza con un sólo sueldo, tristemente luego nos damos cuenta que ni con dos o tres. Estamos estimulados por una sociedad consumista que nos empuja a comprar cosas que no necesitamos, y ha hacer cosas que no deseamos, sencillamente  la vida se escapa tratando de sobrevivir y postergando el vivir para tiempos venideros.

Siguiendo con este análisis personal y enfocándolo a un tema que para mí resulta de suma importancia, pienso que este vivir apresurado, inmersos en trabajos que perecen exigir cada vez más y pagar menos nos complica el asunto básico de la alimentación, salir a comprar alimentos y sobre todo cocinarlos es todo un tema, además siendo sinceros a cuantos de nosotros nos interesa hacerlo si podemos llenar el estómago de nuestras familias de una manera inmediata y económica comprando por citar un ejemplo una mega pizza con una refresco de 3 litros por una cantidad que resulta más acomodada para la mayoría de los bolsillos y mucho menos complicada, no por nada a este tipo de comida se le denomina comida rápida pero recordemos también que es comida chatarra, comida que nos da un montón de calorías y nos aumenta la necesidad de consumirla en especial a los niños menguando nuestra energía, salud y propiciando generaciones cada vez con más obesidad, con problemáticas graves de salud desde edades muy tempranas, que además sufren terriblemente la inseguridad y el acoso por no estar dentro de los cánones de belleza que marca una sociedad cada vez más enfocada en la delgadez y no en la salud. Al final del día tenemos un escenario donde difícilmente podemos dar la vuelta atrás a la hoja sino "sacrificamos" un montón de cosas que consideramos aparentemente necesarias y que nos aferramos a tener.

¿Cuál es la propuesta? la propuesta es si queremos cambio verdadero pues hay que caminar distinto y eso dependerá mucho de cada familia o de cada situación particular. Más personalmente creo que es tiempo de regresar a casa a cuidarnos y criar a los de nosotros, sin lugar a dudas ser más creativos al momento de generar nuestros ingresos y hacer nuestros gastos. Pensando en el tema que me compete, sin lugar a dudas mi propuesta iría mucho en pro de producir y cocinar nuestros propios alimentos, y claro esta que un huerto es una opción importante para hacerlo ya que nos garantiza alimentos limpios, frescos, libres de agroquímicos. Considero que sembrar es uno de los primeros eslabones para emanciparnos de apoco de estas historias que nos han metido cuidadosamente a la cabeza, historias donde sólo el dinero regula la forma en que hemos de vivir.



Comentarios

Entradas populares