Aventuras de una huertera nómada (en ruta San Cristóbal de las Casas)

Como ya muchos de ustedes saben soy una mochilera ya de algunos años de experiencia. Desde que terminé la Universidad y conseguí mi primer trabajo formal comencé a viajar, muchas de las veces sólo acompañada  de mi mochila. De niña soñaba con conocer el mundo, ver más allá de los que mis ojos alcanzaban a ver, así que decidí darme la oportunidad,  un día dejé de limitarme por el dinero y vaya que nunca lo he tenido en exceso pero aprendí a darme mañas y dejar que las cosas fluyan, dejé de esperar tener siempre compañía y aprendí que mi mejor compañera de viaje era yo misma y si alguien más se unía era bienvenido pero que jamás dejaría de viajar porque otros no pudieran. 

Viajar por primera vez sola no fue del todo fácil, me daba miedo y si lo pensaba mucho siempre salían un montón de contras, así que un día me decidí, compré mi boleto de autobús y me aseguré de hacer todo lo indicado para poder viajar el día reservado, ahorré, investigué por Internet todos los lugares donde me podía hospedar con mi modesto presupuesto, además de lo que podía conocer, y me lancé. A poco más de una década puedo decir sin miedo a equivocarme que ha sido una de las mejores y más valientes decisiones que he hecho, me da un poco de risa pensar que cuando recién empecé a viajar sola muchos ponían unos ojotes y se asombraban mucho por los peligros a los que me exponía tan joven (siempre fui medio come años), decidirme a viajar sola no fue sólo eso fue la punta del iceberg que me iría convenciendo de que no quería una vida convencional hablando de matrimonio, casa e hijos.

 Si me preguntas si he tenido miedo, te diré que muchas veces, si me preguntas que si me he topado con situaciones complicadas, te diré que muchas veces, pero créeme todo a valido la pena, viajar es muchísimo más que subir fotos al facebook o taggear en un nuevo lugar, entiendo que algunos simplemente lo consideran frívolo y yo no seré quien cambie su parecer, pero a mí me ha hecho una persona más segura, más abierta, más extrovertida, me ha enseñado a ser más tolerante, a valorar mi hogar, a conocer otras formas de vida y respetarlas aunque no este de acuerdo, en el camino he conocido a un montón de personas que llevo en el corazón y juntas hemos escrito las mejores anécdotas viajeras, al final cada viaje es un capitulo de vida.


Después de todo el rollo anterior que algo parecido a una introducción para quienes no me conocen o los que lo hacen de a poco para acá, ahora sí,  a lo que te truje chencha, resulta que en medio de todo el rollo de los proyectos ecológicos y sociales que tenemos en Libélula verde les mezclaré un poquito de como Mayra combina sus dos pasiones que es la horticultura y los viajes por esta razón el título de este post "aventuras de una huertera nómada", ¿cuál es la idea del post? la idea, pues es simple, es dar tips y generar más viajes y más aventuras de parte de quienes me leen, recuerden que la vida es una y esta de flojera pasarla con los ojos cerrados y corriendo. Viajar para muchos puede ser superficial pero eso depende de cada uno, para mí viajar es aprender, expandir tu mente, vencer miedos, gozar, inyectarte de ganas de vivir, salir de tu zona de comfor, general ideas, y una lista que no termino en este y otro post.

Los invito a mi  Ruta...

Llegué a San Cristóbal de las Casas cerca de las 2:00 de la mañana después de un agotador viaje, salí de Chihuahua a las 6:45 a.m. llegué a la Cd. de México  cerca de las 9:30 a.m. donde esperé hasta las casi 23:00 hrs que salió con retraso el avión que me llevaría a Tuxtla Gutierrez, como llegué súper tarde a Tuxtla perdí la última Van con destino a San Cristóbal de la Casas ;(.

Me habían dado la recomendación de tomar un taxi del aeropuerto a San Cristóbal pero era una opción costosa ya que vengo sola  y había que pagar $800.00, así que desde que iba bajando del avión eche ojo para ver a quien podía unir para hacer un grupo de viaje y que nos saliera más económico el taxí, afortunadamente logré mi cometido y con cuatro a bordo pagamos $200.00 cada uno en un viaje de aproximadamente 1 hora y 15 minutos que resultó muy ameno.

San Cristóbal de las Casas.

Para hospedarme en San Cristóbal seleccioné un lugar en airbnb que ha resultado una delicia, la casita esta sencilla pero muy linda yo tengo una habitación con mucha luz decorada de una manera sencilla pero sin restarle belleza, no tengo TV (suspiro de paz) puedo utilizar la cocina si me apetece y sobre todo la casa es de una chica Argentina que se llama Maia que es una belleza de persona, dejaré esta esta historia para el final.
Mi primer par de días en San Cristóbal han sido un placer, mi intención es tan simple que quizá sea de flojera para algunos ya que es caminar y meterme por todos los recobecos que en la primera vez que vine no pude conocer por andar de turista, quiero confundirme con un habitante más de esta mágico lugar, mimetizarme y respirar al mismo ritmo de la ciudad que aún lo hace con la calma de la montaña, me siento a leer en cualquier sombra fresca, me meto a un café o a un pequeño restaurante a escribir y escuchar a otros convivir y platicar, camino y camino sin rumbo fijo, y de vez en vez platico con alguien y nos subimos al mismo tren por unos minutos,  

Hoy me levanté tarde, me  han dado ganas de dormir como osa y lo he hecho al fin la vacación es la vagación, cerca de
las 11 de la mañana decidí que iría a San Juan Chamula un pueblo de creencias muy arraigadas, pero no vi lo que esperaba ver, quizá mi mente fue de una forma u otra contaminada con tantos comentarios y expectativas. Me fui en una van que sale del mercado de Frutas y en 30 minutos estaba en centro de Chamula. 

San Juan Chamula es un pueblo grande rodeado de montañas verdes que era lo único que se veía parecido en mi mente a la realidad  y  la iglesia que es una verdadera belleza, quizá estoy siendo un poco injusta en mi descripción pero hablo desde lo que me tocó vivir, y me topé con un pueblo de mercaderes que desde que me bajé hasta que me subí a la van no dejaron de insistirme por no decir rogarme que les comprara algo de lo que vendían, cuando les decía que no unas 10 veces como mínimo comenzaban a pedirme que les diera algo de lo que traía, mis aretes, mi collar, etc,. la siguiente era que les comprará algo de comer y ya por último que les diera 5 pesos, francamente entiendo la necesidad de trabajo y generar un ingreso y no me molesta que me quieran vender ya que algunas veces quiero comprar, lo triste es el acoso que por lo menos a mí me resulta muy incomodo. Regresé a San Cristóbal más pronto de lo esperado pero feliz de volver a integrarme a la parsimonia de mi vida por estos días,

Volviendo al punto de mis hospedaje resulta que a últimos años antes de seleccionar un hostal o un hotel prefiero hospedarme por couch surfing o por airbnb ( sugiero busquen las páginas)  son comunidades muy interesantes con opciones para todos los bolsillos, que además de brindarte una noche de descanso te ofrece la oportunidad de conocer a la familia o persona que habita la ciudad que vas a visitar y eso créanme es muy shido, bueno pues yo seleccioné quedarme en la casa de una chica llamada Mai la cual tiene un par de cuartos de sobra que renta por un precio súper en mi caso estoy pagando por noche $195.00 pesitos, la casa esta a unas cuadras del centro así que salgo y entro todo el día con en mi casa, desde que llegué me recibió con un abrazo cálido de bienvenida y eso que eran las casi 2:00 a,m, :(, me ha enterado de lo que hay en la ciudad, de como se vive y sobre todo hemos compartido vida, resulta que Mai ( casi mi tocaya) es una viajera joven con 8 años de experiencia viajando por el mundo, tiene un proyecto muy padre que se llama project photo nomada (búsquenlo en facebook) que según lo que ella me ha contado es por medio del cual se financia su vida nómada, el asunto es que va tomando fotos con una cámara polaroid y le pagan por ello y yo pensaba que eso era utópico, pues noooooo Mai lo hace ;), hemos compartido una noche ella, una amiga española de ella y yo que comenzó al calor de fogón con una taza de té de manzanilla y ha terminado con unas copas de vino y una deliciosa charla.

Hasta aquí va la ruta :)

Hoy el plan es dormir temprano, pero uno nunca sabe jajajajaja yo fluyo

















Comentarios

Entradas populares