Una mañana de sororidad y gozo en el huerto


Aunque estamos a poco más de la mitad del invierno ya se siente el calor en el huerto y no sólo en el sentido estricto de que la temperatura ha subido sino porque ya queremos salir de casa y empezar las actividades afuera entre ellas las huertiles y siempre reunirnos a hacer comuna torna cálido cualquier lugar.  Experimentar que aún hay personas que creemos que las mejores cosas se dan uniendo fuerza y creatividad y que siempre hay gente que sabe hacer unas cosas mejor que otras enriquece cualquier actividad en la vida. Creo absolutamente que es un placer entender y aplicar la de yo crezco o prospero, quiero y ayudo a que tú lo hagas también.

Partiendo de lo anterior hoy quise escribir sobre la experiencia del primer domingo del año en el huerto probeta 1, independientemente que hemos tenido algunos cursos hoy sin planearlo fue oficialmente nuestro primer domingo de actividades huertiles en comuna y se escribió esta bella historia :):



Esperanza y yo llegamos relativamente temprano para ser domingo nos urgía llevar las manos a la tierra, Esperanza tenía rato de no ir al huerto y lo primero que hice fue presentarle a nuestras nuevas chicas a bordo las señoras gallinas :), muy inteligentemente se me ocurrió sacar a una gallina a que comiera libremente por mientras trabajábamos, y creo que ella lo tomó tan bien que se empezó a comer absolutamente todo: las fresas, la zarzamora, el tomillo, ufff allí empezó el juego de atrapa a la gallina sin imaginarnos lo difícil que sería hacerlo, estábamos en ello cuando se sale la segunda  del gallinero y una revolución en el huerto comenzó mientras corríamos persiguiéndolas, ha sido una faena que según Víctor nos hizo entrenar al estilo Rocky Balboa, nos a llevado buen rato atraparlas pero Esperanza anotó los dos puntos jajaja y las metimos de nuevo al gallinero.




Salió Palomilla mientras intentábamos retomar nuestro proyecto principal de llevar las manos a la tierra haciendo almacigos y entre risas y buen cotorreo comenzamos a hacer sustrato y por fin a poner las primeras semillas yujuuuuu, se escucha una vocecita afuera de portón y mi corazón se infla, era Adriana que llegaba a terminar el mural escribiendo el poema que hizo Paola Tasaí el cual amo y queda hermoso para el proyecto, así que en un abrir y cerrar de ojos ya teníamos un huerto lleno de power femenino haciendo comuna, de verdad la mañana estuvo llena de esos momentos que quieres guardar para siempre en tus recuerdos pero como me conozco y terminaré perdiendo detalles se me ocurrió escribirlo en este post, compartirlo y resaltar el sentimiento de sororidad y gozo que experimentamos.




Toc, toc, llegó Billy y como siempre se integro a nuestras faenas nos ayudo a cambiar una llave que se había reventando, a reforzar el techo del gallinero y poner virutas de madera de su taller en la camitas de las gallinas para que estuvieran más cómodas (recuerden todo se aprovecha por acá), al hacerlo cantaba a una voz con Palomilla y creo que ello motivo a la nenas y nos regalaron su primer huevo.



La invitación queda abierta a que siempre que puedas ayuda y deja que te ayuden, nunca vaciles en hacer crecer proyectos, y utilizar tus habilidades y dones para beneficio de todos. Tienes un proyecto bueno para la comunidad invítanos y trabajemos juntos, construyamos no destruyamos :)

Comentarios

Entradas populares